Albertucho presenta ‘Capitán Cobarde’ en Gijón

El próximo 13 de Noviembre el artista sevillano Albertucho, estará en la sala Acapulco de Gijón presentando ´Palabras del Capitán Cobarde´, su nuevo trabajo discográfico.

Las entradas ya están a la venta en los siguientes puntos de venta al precio de 12€ anticipada, las entradas en taquilla costarán 15€.

Puntos de venta de entradas:

www.entradas.com

Santo Grial Producciones (Oviedo)

Sala Acapulco (Gijón)

Librería Paradiso (Gijón)

Discos Eusebio (Mieres)

Discos Elepé (Avilés)

El Tom Waits de sus primeros discos no es el de Rain Dogs, ni el de Mule Variations, está claro. Tampoco el Bob Dylan de su debut es el mismo del Blonde On Blonde, desde luego. Lo digo por ejemplificar cómo un músico evoluciona según pasan los años, al ganar experiencia, descubrir nueva música y conocer mundo. Es lo que explica Albertucho al hablar de lo que pretendía cuando empezó a pensar en Palabras del capitán cobarde, su cuarto álbum: “Últimamente he estado escuchando mucha música, y quería que el disco tuviera un ‘punto guiri’, un sonido clásico, pero transportado a lo que yo soy, a mi voz, a Sevilla”…

Para ello, se pensó para la producción en Juan de Dios Martín, que ha trabajado con Deluxe, Pereza o en el último de Lovely Luna, casualmente uno de esos discos que ha atrapado recientemente al sevillano (junto a otros de Kitty, Daisy & Lewis, Lovin’ Spoonful o Bowie, por ejemplo). La elección no pudo ser más acertada. “Juande y yo hemos conectado de verdad, es un monstruo”, cuenta Alberto. “Tiene mucha personalidad”, dice Martín: “Hay sentimiento y honestidad en su voz. Me la creo”. Los halagos mutuos suenan sinceros, más cuando ambos hablan con montañas de entusiasmo de rotundas canciones como la rockera Dentadura de algodón, Ojos de ceniza, o Hoy Llueve.

Cantadas en un susurro o de forma desgarradora, en las letras también existe rotundidad: Albertucho practica la autocrítica sin ninguna compasión, y tampoco se corta a la hora de contar la triste historia de Una niña, de hablar con tanta ternura como sarcasmo de La primavera en su ciudad, o de narrar una cinematográfica despedida durante la Guerra Civil en Ojos de ceniza. Ni al dedicarle una joyita tallada con ukelele a su madre, Purita dinamita: “Ya era hora de hacerle una canción, un detallito con mucho corazón” (y ella, explica Alberto, “muy orgullosa, como la madre de la Pantoja”).

Albertucho y Juande no han estado solos en Casadiós, el estudio de genial nombre del productor. Por allí han pasado, entre otros, Ricardo Moreno (Los Ronaldos) aportando su sabiduría a la batería; Alejandro Pelayo, de Marlango, tocando algún piano; Xoel López , un habitual de la casa, metiendo una guitarra; Diego El Ratón Pozo, de Delinqüentes, dándolo todo en varios temas, y su compañero Canijo cantando en la venenosa El cuento del que no limpia el fregadero… “Para que veas lo natural que ha sido todo”, explica Juande, “vino una fotógrafa a hacer unas fotos, se puso a tararear, nos gustó su voz y la pusimos a hacer unos coros”… .

Así se ha hecho Palabras del capitán cobarde, un disco de rock clásico con toda la personalidad de Albertucho.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *